CASA DEL INTENDENTE BERNARDO DE IRIARTE

Originalmente, siendo una casa sencilla pero valiosa, fue propiedad de la señora Ana María de la Campa y Cos, Condesa de San Mateo de Valparaíso, quien la vendió al señor Bernardo de Iriarte, Intendente de Zacatecas. Es justamente Iriarte quien remodela la finca hacia 1805, transformándola en un pequeño palacete construido en el más puro estilo neoclásico, acorde con las ordenanzas ilustradas que habían sido dictadas por el Rey Carlos III.

Al consumarse la Independencia de México (1821), la propiedad pasó a sus familiares, conservándose así hasta aproximadamente 1884. Para 1895 se estableció en este edificio la “Casa de Comisiones de Jesús Ibargüengoitia”. Después de 1914, fungió como casa episcopal de Zacatecas. Por desventura, en 1946, fue cercenada su crujía izquierda con el objeto de abrir más la calle Ignacio Allende, pues se angustiaba tanto, que sólo permitía el tránsito de un solo vehículo.